Crea tu propio disfraz para carnaval | Trobatea

ManualidadesCrea tu propio disfraz para carnaval

Crea tu propio disfraz para carnaval

Una de las fiestas más divertidas para los niños es el carnaval. Les encanta disfrazarse y jugar metiéndose en la piel del personaje. Disfrazarse conlleva imaginación y tenemos toda la libertad del mundo para hacer el nuestro. Por eso, os vamos a dar ideas para que hacer nosotros mismos el disfraz en casa.


Disfraz de pintor

El primer disfraz que podemos hacer es el de pintor, uno de los más fáciles de realizar. Lo primero que necesitamos es una bolsa de basura blanca. Esta bolsa servirá como la ropa del artista. Tendremos que hacer dos cortes en los extremos para que el niño pueda sacar los brazos y un corte circular más grande en la parte baja para poder sacar la cabeza. 


<<< Suscríbete a nuestra Newsletter >>>



La idea es que le pintemos unas manchas a la bolsa, y lo podemos hacer de muchas formas distintas. Podemos comprar papel adhesivo de colores y recortarlo en forma de salpicadura de pintura para pegarlo en la bolsa. Aunque la forma más divertida de hacerlo será dibujando estas manchas directamente sobre el plástico o incluso que nuestros peques se llenen las manos de pintura y dejen sus huellas en él.



Como accesorio podemos hacer una paleta o un pincel. Para la paleta necesitaremos una caja de cartón que tengamos por casa. Cogemos un trozo y lo recortamos de forma circular. La imagen nos puede servir de referencia. Podemos pintarla de blanco y cuando esté seca pintar unos círculos de colores. 


Para hacer el pincel necesitaremos los rodillos de espuma que se utilizan para enseñar a nadar. Necesitaremos cortar una parte para pegar otro trozo del mismo tamaño de color gris para simular la virola, la parte metálica del pincel. Una vez que estén pegados los trozos, cogeremos limpiapipas para manualidades de color marrón para hacer los pelos y los pegaremos sobre la parte gris para hacer los pelos. Los colores no tienen por qué ser estos, podemos elegirlos según nuestros gustos. Y ya tendríamos nuestro disfraz de pintor. 


Disfraz de buceador

¿Tienes dos botellas de plástico por casa? No las tires. Te van a servir para hacer el próximo disfraz: el de buceador.


Lo primero que tenemos que hacer es hacerle un agujero al tapón y otro en la base de la botella. Una vez que tengamos esto hecho podemos empezar a pintarlas del color que más le guste a nuestros hijos. Es conveniente que las dos sean del mismo color para que sea más realista, pero podemos decorarlas como queramos. Las dejaremos secar y cuando estén listas introduciremos una cuerda (mejor si es negra) dentro de una botella con un nudo en un extremo. Estiraremos para sacar el resto de cuerda por el exterior y lo introduciremos por el agujero que le habíamos hecho anteriormente al tapón. Cuando lo hayamos introducido le hacemos otro nudo para que no se salga la cuerda. Ahora ya podemos pegarlas y llevarlas en forma de mochila.



Podemos coger un tubo transparente y pegarlo en la base de una de las botellas. De esta forma haremos el tubo por donde respiran los buceadores. Si queremos que quede más realista podemos coger un chupete viejo y pegarle el otro extremo del tubo. Para el resto del disfraz necesitaremos ropa negra que tengamos en casa y unas gafas de bucear. De esta forma acabaríamos nuestro disfraz de buceador.


Disfraz de oveja

El siguiente disfraz lo pueden hacer perfectamente nuestros hijos sin ningún problema. Necesitaremos una camiseta negra que sea de un par de tallas más grande que la que utilizan normalmente, pegamento y mucho algodón. ¿Os vais dando una idea de lo que puede ser? Pues sí, de oveja. Solo tendremos que ir haciendo bolas de algodón e ir pegándolas por la camiseta. Ojo, no pegaremos algodón en los brazos, las ovejas no tienen lana en las patas. 


Si queremos completar el disfraz podemos coger una diadema y pegarle también unas bolas de algodón. También deberíamos recortar dos orejas negras en fieltro y pegarlas junto al algodón de la diadema.



Disfraz de racimo de uva

Uno de los disfraces más sencillos para realizar y que pueden hacer perfectamente nuestros hijos es el de racimo de uva. Necesitaremos una camiseta de color morado preferiblemente (puede ser de otro color), globos morados e imperdibles o pegamento. 


Lo primero que tenemos que hacer es hinchar todos los globos. No hace falta que sean del mismo tamaño, pueden ser unos más pequeños y otros más grandes, así será más realista. Una vez hinchados los uniremos a la camiseta. Si utilizamos imperdibles los engancharemos por la parte del nudo, así evitaremos que se pinchen. Podríamos utilizar algún pegamento, pero con los imperdibles nos aseguramos que no se pierdan por el camino. 


El disfraz podría estar acabado, pero si queremos añadirle alguna hoja verde, podemos hacerlo de distintas formas. Nuestra idea es pintar una hoja en fieltro verde, recortarla y pegarla a una diadema. También se puede recortar y ponerle una goma elástica de la medida de la cabeza de nuestros hijos. Se lo pueden poner como un sombrero y la hoja será más visible. Sencillo, ¿verdad?