4 planes familiares en la comarca de Busturialdea – Urdaibai

Planes4 planes familiares en la comarca de Busturialdea – Urdaibai
comarca busturialdea urdaibai

4 planes familiares en la comarca de Busturialdea – Urdaibai

> Planes / »

La comarca de Busturialdea – Urdaibai se sitúa en Vizcaya y está formada por 20 municipios. Su gran extensión favorece la aparición y conservación de una gran diversidad ecológica y paisajística, conformando así uno de los enclaves naturales más importantes del País Vasco. Por todo ello, en 1984 la mayoría de la superficie de la comarca fue declarada Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera (Urdaibai).


Los municipios de Busturialdea destacan por sus infinitos recursos naturales, históricos, culturales, arquitectónicos y etnográficos, que podréis visitar en diferentes lugares donde arte y naturaleza se aúnan para ofreceros un sinfín de actividades. Desde dar un paseo por el Bosque de Oma con niños, visitar las Cuevas de Santimamiñe, pasando por el Faro de Matxitxako y descubrir la joya de San Juan de Gaztelugatxe.


<<< Suscríbete a nuestra Newsletter >>>



Todos esos planes y muchos más, ¡os están esperando en la comarca de Busturialdea – Urdaibai! ¡Bienvenidos!


San Juan de Gaztelugatxe

Alejado de cualquier núcleo urbano, en un remanso de magia y tranquilidad, encontramos San Juan de Gaztelugatxe en plena costa vasca. Este idílico lugar de visita obligada, constituye una de las joyas del País Vasco.


Este enclave, entre las localidades costeras de Bakio y Bermeo, se encuentra unido a la costa a través de un puente de piedra de ensueño y unas escaleras con nada más y nada menos que ¡241 peldaños! Y no es de extrañar su fama, pues aquí se ha rodado una de las últimas temporadas de la aclamada serie Juego de Tronos.


San Juan de Gaztelugatxe ha sido escenario de piratas, aquelarres y leyendas a lo largo de su historia, por ello acumula títulos como “enclave más valorado” o “maravilla más votada” por los visitantes de todo el mundo.


¡No lo dudéis y visitad la maravilla natural de “Rocadragón”!



Cueva de Santimamiñe

En el término municipal de Kortezubi, en un paraje medioambiental extraordinario del País Vasco, encontramos la Cueva de Santimamiñe.


Esta cavidad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y, a día de hoy, constituye el yacimiento arqueológico más importante de Vizcaya. Y es que se ubica en un entorno privilegiado, en las faldas del Monte Ereñozar, junto a la orilla de la cuenca de Urdaibai.


Este paisaje milenario de la Cueva de Santimamiñe conserva pinturas y grabados rupestres, que representan animales como bisontes, cabras y ciervos. Además, muestra una gran belleza geológica debido a las estalactitas y estalagmitas que alberga en su interior.


Foto: página de Facebook de la Cueva de Santimamiñe.


Ruta al Faro de Matxitxako

A 14 kilómetros de la localidad de Bermeo y de camino a San Juan de Gaztelugatxe, existe un lugar que vale la pena visitar. Se trata de el Faro de Matxitxako, inaugurado en 1852 y en continuo funcionamiento hasta 1909.


Situados en un enclave natural inmejorable del cabo de Matxitxako, entre la Reserva de la Biosfera de Urdaibai y el Biotopo Protegido de San Juan de Gaztelugatxe, encontramos dos faros: el viejo faro y el actual. De el primero (ya en desuso) solo se conserva la torre y el otro en cambio (el actual Faro de Matxitxako), se encuentra en pleno funcionamiento y se edificó para sustituir al otro.


El Faro de Matxitxako es uno de los faros más importantes del Golfo de Vizcaya y alberga la Casa de los Torreones, un almacén y un depósito. Además si visitáis el faro y su entorno, podréis disfrutar de unas increíbles vistas de toda la costa, desde el famoso islote de San Juan de Gaztelugatxe hasta el Cabo de Ogoño.


Foto: Wikiloc.


Bosque de Oma con niños

En el pequeño barrio de Oma en Kortezubi, se encuentra un lugar mágico, el Bosque de Oma. Conocido también como Bosque Animado o Bosque Pintado de Oma, fue creado en 1983 por el artista pictórico y escultórico, Agustín Ibarrola.


El Bosque de Oma es todo un entramado cultural, que nos regala una gran galería de arte al aire libre y que cuenta con una extensión de más de 4 hectáreas. Un lugar lleno de colores y formas únicas en el mundo. Los árboles pintados de Oma, irán apareciendo a vuestro paso con las más de 47 obras de arte que lo conforman. 


Este bosque encantado es un espacio educativo y divertido ideal para visitar con niños. Estamos seguros de que viviréis una experiencia inolvidable en familia, donde podréis adquirir una nueva concepción de la fusión de arte y naturaleza.


Foto: Ander Abadia Zallo.